La Asociación de Derecho Sanitario de la Comunidad Valenciana ha recomendado a todos los profesionales sanitarios, del sector público o privado, denunciar cualquier caso de agresión física o verbal, para intentar poner fin al aumento de las agresiones que sufre el colectivo sanitario en los últimos años.

La ADSCV cree que también es urgente que se inicien los cambios legales necesarios para endurecer las penas recogidas en el Código Penal, incluso de extender la consideración de “autoridad” a los profesionales sanitarios del sector privado, de forma que las agresiones en el ejercicio de su actividad se consideren atentados contra la autoridad como ocurre en la Sanidad Pública.

Estas medidas, según los expertos en Derecho Sanitario, podrían disminuir los casos de agresiones a los profesionales sanitarios, sacar a relucir agresiones no denunciadas, y unificar las estadísticas que, en el caso de la Comunitat Valenciana varían entre las 44 denuncias policiales registradas en 2023 por agresiones a sanitarios, y los 79 casos  tramitados sólo por los colegios de médicos de la Comunitat, según el informe anual del Consejo General de Colegios de Médicos publicado ayer.

La ADSCV ha vuelto a reiterar la necesidad de la implantar la Educación en Salud en el ámbito escolar para poner en valor a la Sanidad a los profesionales sanitarios, aumentar los recursos preventivos para garantizar la Seguridad de los profesionales y pacientes, y endurecer las penas recogidas en el Código Penal para disminuir las agresiones físicas y verbales que padecen los profesionales sanitarios, tanto en el ámbito público como privado.

Estas tres medidas estaban ya incluidas en la propuesta de Pacto Sanitario que la asociación entregó en septiembre del año pasado al President de la Generalitat Valencia, Carlos Mazón, para que pudiera implantarlo en la Comunitat y proponerlo como ejemplo en el conjunto del estado.