La Asociación de Derecho Sanitario de la Comunidad Valencia va a analizar las repercusiones jurídicas, laborales y sociales de la Salud Mental y la Inteligencia Artificial en el ámbito sanitario, en su VII Congreso de Derecho Sanitario que se celebrará en Valencia los días 26 y 27 de septiembre.

El Presidente de la ADSCV, Carlos Fornes, ha confirmado esta mañana las fecha y los principales ejes del próximo encuentro anual que la asociación organizada, desde hace seis años, para analizar los aspectos más destacados de la actualidad sanitaria con expertos en cada materia, agentes de distintos ámbitos socio-sanitarios, y representantes institucionales, académicos y profesionales.

Los dos temas principales del programa del congreso de este año serán el reto de la Inteligencia Artificial en la Sanidad, y los problemas de la Salud Mental, en general, y las repercusiones concretas que tiene en el ámbito sanitario.

Carlos Fornes ha explicado que, entre otros temas sectoriales, la ADSCV ha decidido poner el foco en el estudio de estas dos cuestiones por consejo de la gran mayoría de corporaciones, colegios profesionales e instituciones consultadas en las últimas semanas.

Fornes ha recordado que en el último congreso de la ADSCV ya se incorporó una mesa de debate sobre la irrupción de la IA en la Sanidad, por la urgente necesidad de una regulación específica para el ámbito sanitario que, además de garantizar la apuesta por la Innovación, garantice la Protección de los Derechos legales de pacientes y profesionales.

Respecto al análisis de los actuales problemas de Salud Mental en la sociedad en general, y en el ámbito sanitario en particular, Fornes ha recordado el aumento del 247% de las bajas por salud mental de profesionales de la Medicina en España en 2023 (según Mutual Médica), y el último informe de la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial, que demuestra que uno de cada cuatro médicos atendidos en el Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME), padecía trastornos del estado del ánimo, entre ellos, la depresión.

Para Fornes, es muy grave que el 25% de los médicos puedan presentar algún problema de Salud Mental como consecuencia de la delicada naturaleza de su trabajo, el estrés que genera y la presión asistencial que soportan, por lo que cualquier Plan de Salud Mental debería destinar recursos para cuidar a quienes nos cuidan.

La ADSCV recuerda además las palabras de la Dra. Isabel Moya, coordinadora nacional del PAIME y vicepresidenta primera de la Fundación para la Protección Social de la OMC: “La depresión es una enfermedad muy grave que muchas veces está infradiagnosticada, y que en nuestro sector, conlleva además el autoestigma de los propios médicos cuando enferman y necesitan pedir ayuda”.