Sanidad pretende agilizar la acreditación docente

El Ministerio de Sanidad quiere agilizar el procedimiento de acreditación de las unidades docentes de cara a la troncalidad, que implica tanto la revisión de las que existen actualmente como las nuevas unida- des troncales, mediante un procedimiento parecido a una autoacreditación que tendría valor provisional y se verificaría posteriormente.

El planteamiento inicial, que se debatió de manera informal con las autonomías la semana pasada en la XVII edición de la Escuela de Salud Pública de Menorca, es que sean las propias unidades docentes la que, conocidos los criterios, firmen un documento en el que conste que cumplen los requisitos de acreditación. El valor de dicho certificado sería temporal, aproximadamente de un año, y esta- ría sujeto a una revisión posterior por parte de Sani- dad, según ha explicado Carlos Moreno, director de Ordenación Profesional, durante el I Congreso Nacional de Sefse Areda, que se celebra esta semana en Badajoz.

Moreno ha señalado que este traspaso “de la carga de prueba” estará basado en el procedimiento de la declaración responsable, prevista la Ley 39/2015, de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, que entra en vigor este sábado. Se trata de un documento en el que el interesado manifiesta que cumple con determinados requisitos normativos. La ley indica que las inexactitudes o falsedades podrían implicar, en este caso, la desacreditación de la unidad.

“Es una demanda común que es necesario agilizar el procedimiento de acreditación docente, que obliga a las unidades a recopilar muchísima documentación y alarga muchísimo el procedimiento, y creemos la declaración responsable es una oportunidad”, ha explicado Moreno.

Moreno ha afirmado que “el desarrollo de los programas formativos no va a ser necesariamente el problema en cuanto a la implantación del sistema troncal, pero tememos que el proceso se en- calle en la acreditación de las unidades si no cambia el procedimiento”. Además, ha señalado que en su opinión personal, “podría ser más conveniente que las auditorías dependieran del departamento de Ordenación Profesional, que ya se encarga de la acreditación, que del de Salud Pública”.

No obstante, a su juicio aún sería necesario desarrollar una normativa específica para la acreditación de las unidades docentes de formación de posgrado, “donde constaría la documentación y los requisitos exactos que los responsables tienen que declarar”, con la posibilidad de introducir observaciones si el cumplimiento de alguno de los criterios pudiera no estar claro.

El portavoz del Ministerio ha manifestado que su deseo es que este procedimiento de acreditación esté unido “al refuerzo de las auditorías presenciales, para lo que necesitaremos recursos económicos, y podría ser conviente también que las autonomías colaboraran en el proceso”, sin que eso implique un traspado de las competencias en este asunto.

En el encuentro de Menorca se planteó también la creación de una agencia acreditadora externa al Ministerio, aunque el director de Ordenación Profesional cree que esta posibilidad “posiblemente esté vetada por la racionalización de las administraciones públicas, que acabó con diversas co- misiones y agencias”.

En cuanto al desarrollo de al troncalidad, los pro- gramas de los troncos médicos, quirúrgicos.