El presidente de la Asociación de Derecho Sanitario de la Comunitat Valenciana, Carlos Fornes, apuesta por incrementar el diálogo entre los profesionales sanitarios y los pacientes para disminuir entre un 15 o 20 % el número de reclamaciones, ya que el 70 % de las quejas están motivadas en la falta de información.

En opinión de Fornes, dado el elevado número de reclamaciones sanitarias registradas, en la Comunitat Valenciana se necesitan uno o dos juzgados especializados en esa materia, similares a los que ya existen para violencia doméstica o mercantil. A esta propuesta añade que si bien ello supondría gastos para la Administración, el elevado número de reclamaciones vinculadas a la sanidad justificaría su creación.

Fornes está convencido de que con comunicación y diálogo entre los profesionales, pacientes y familiares «bajaría mucho la crispación». Señala que « el 70 % de las reclamaciones son por falta de información» por parte del profesional sanitario al paciente, según Fornes, quien aconseja al médico «que hable e informe al paciente antes de entregarle el consentimiento informado para que lo firme».
Las intervenciones de urgencia están eximidas del consentimiento informado, pero las programadas no, y por ello el presidente de la asociación advierte a los facultativos de que si la persona atendida no lo firma «no lo opere, porque es un paciente que potencialmente va a reclamar». Respecto a la historia clínica, consideró necesario que los profesionales incluyan más información sobre el enfermo, porque este documento «puede acabar en un juzgado».

Reconoce que en urgencias se puede entender la falta de información «porque la prioridad manda», pero no todas las reclamaciones proceden de este servicio. Ginecología, traumatología, cirugía, anestesiología o urgencias son las especialidades médicas con mayor litigiosidad.